sábado, 6 de marzo de 2010

Don Juan Ramón Soto Melo


Por Rosario Castillo

Todos los padrecasenses, pequeños y grandes, de esta o de la generación anterior conocen a Juan Ramón. Sus contemporáneos lo conocen porque era un chofer reconocido en la localidad, y como eran pocos, éste era de los buenos, era popular; hombre de buen ver, de hacienda y de fortuna entre otros privilegios.

Los más jóvenes, los de la actualidad, conocen a Juan ramón porque se ha hecho famoso después de su despertar a la vida. En fin, que Juan Ramón es de todos conocido, y es por eso que lo que ha pasado en su vida sea de interés general. Veamos:
Como señaláramos antes, desarrolló su vida entre el trabajo y la familia. Chofer y agricultor. Hizo dinero y se le consideraba entre los pocos ricos del pueblo. De repente un día cualquiera del año 1990 y mientras observaba un trabajo que un mecánico le hacía a su guagua sufrió un desmayo. No le dio importancia en el primer momento pero poco después sufrió un segundo desmayo, por lo que su esposa Dolores lo llevo al médico. El medico no le encontró ninguna enfermedad física y le mando seguir su vida norma. Pero desde ese momento Juan Ramón no volvió a trabajar como chofer, quizás por temor a sufrir otro desmayo en plena carretera y poner su vida y las de sus pasajeros en peligro. Se recluyó en su casa.

Desde el '90 hasta el '95 consultó varios médicos de diferentes partes, especialmente de Santo Domingo. Ningún médico le encontró mal alguno y todos le aconsejaban lo mismo: “que volviera a su vida normal y a su trabajo”. Se consultó a un siquiatra y también estuvo de acuerdo que el señor no tenia ningún problema psicológico. Pero a pesar de los buenos diagnósticos se replegó en su habitación, solo salía al baño por necesidad y obligación y sin que nadie que no fuera su familia cercana (esposa, hijos y nietos, hermanos) lo vieran. No le llegaban ni los rayos del sol.

Dolores (su señora) se convirtió en su niñera, enfermera, barbera, madre, hija, amiga y esposa.
Juan Ramón se mantuvo viviendo de esta manera, encerrado en su casa, sin salir a la calle y sin ser visto por otros que no fueran los del núcleo de su familia, cerca de dos décadas. 16 largos años.

Un día del año 2007 le dio un mareo, el mismo le repitió pocos días después, en esta ocasión se cayó y hubo que llevarlo al hospital donde fue atendido, suturadas las heridas y despachado. Pero mientras lo asistían se destapó a hablar y desde ahí no ha parado jamás ¡Gracias a Dios! dijeron todos. Desde ese momento hijos, vecinos y amigos compartían con Juan Ramón. Todo el mundo quería verlo. La gente preguntaba a los vecinos ¿se puede ir a ver? Los vecinos respondían ¡claro que sí! Volvía Don Juan Ramón Soto a la vida normal y cotidiana. ¡Pero cómo volvía! Parecía ser que quisiera recuperar en días lo que había dejado de vivir por años. Con una lucidéz asombrosa y como si no hubiese estado ausente nunca, se interesaba por todos: que si fulano que estaba en el extranjero vino, que si sutanejo que estuvo grave se murió, que si venganejo el que estaba sano se enfermó; en fin que sabía de todo y de todos.

Pero también se volvía agresivo de palabras cuando se sentía agredido o le faltaban el respeto; aunque a la vez educado y atento con los que les dispensaban ese trato. Pero sobre todo le encanta la música de su época y canta todas las canciones que escucha en la radio. Y por supuesto ¡Sí! Se enamora, o mejor dicho piropea a todas las féminas que él encuentra buena hembra.

Se incorporó de inmediato a la faena frecuente en este pueblo de asistir a los entierros, a los cumplimientos, a las mandingas de las calles, está en todo. También se integró a su trabajo en su hacienda del Cigual; en fin, esta viviendo y recuperando todo lo que había por voluntad propia dejado atrás.

Muchas fueron las especulaciones que en torno a su encierro se forjaron, entre ellas la más socorrida era que había perdido una fortuna (se le había enmohecido y dañado una gran cantidad de dinero), su esposa Dolores desmiente categóricamente tal versión.

Lo cierto es que ya ha celebrado tres cumpleaños después de… y va para el cuarto y como él mismo dice “ahora es que hay hombre”.

Felicidades Don Juan Ramón y que siga viviendo su vida al lado de los suyos.

¡Que viva la vida!


7 Deja un mensaje:

dalky dijo...

diossss pero juan ramon cuando joven era la fotocopia de su hijo ramon jenara

Anónimo dijo...

y que hay de un dia que juan ramon cogio una piedra para darle a la super? hagan ese cuento tambien

Anónimo dijo...

que interesane esta este reportaje. yo siempre pensé que juan ramon habia dejado de salir a la calle porque esta loco. pero de forma responsable dejó de manejar al ver lo que le estaba sucediendo. me alegro que haya vuelto a la vida y se haya integrado de nuevo a la comunidad.

Anónimo dijo...

no solo le iba a caer a pedra a la super si no lo que le dijo. Pero habria que investigar tambien que le dijo la super que lo encoleriso

Anónimo dijo...

por que hacen ese tipo de comentario k les pasa dejen las personas vivir y mejor alegremonos por el bien de mi vecino juan ramon por favor seamos mas coherentes

La Voz Tubanera dijo...

A: "Soy la Tubanera":
No, no publicamos el comentario porque, entre otras cosas, esto no es un reconocimento, solo una nota.

Hay una sección exclusiva para los Destacados -esos son reconocimientos.

Anónimo dijo...

NO ME REFERIA a la vida del senor juan ramon sino al k dijo "a ver k le hizo la super k lo encolerizo' a ese comentario me referia ok

Publicar un comentario

Preguntas a la Psicóloga

Ultimos Comentarios

End of code

Variadas


Recent Posts Widget | My blogger topic

Noticias del Ayuntamiento


Recent Posts Widget | My blogger topic

Estampas De Mi Pueblo

Nuestra Historia

Compra y venta de vehículos

Reportaje de Nayeli en Primer Impacto